¿Deseas una mini planta de marihuana? Cultiva tu Bonsái en casa

Escrito por el 13 mayo, 2020

Puedes cultivar tu propio Bonsái de marihuana en casa, además de no ocupar espacio, dan una bonita imagen a tu zona de confort.

Son fáciles de cuidar y tienes tu hierba a la mano para ser feliz y colocarte. Continúa con nosotros y aprenderás como tener un Bonsái en casa.

¿Qué es un Bonsái?

El bonsái, es una planta miniatura, se refiere a la técnica que se utiliza para conservar el tamaño pequeño de estos árboles. El objetivo de su cultivo es desarrollar una planta sana y madura que crezca solamente hasta una fracción de su tamaño natural.

Originarios de la antigua China y Japón, la práctica de cultivar bonsáis tiene más de mil años. En japonés, la palabra bonsái significa «plantado en un recipiente». Al plantar árboles en recipientes pequeños, se restringe su capacidad para absorber nutrientes y desarrollar un sistema de raíces grande, lo que se traduce en un tamaño miniaturizado.

Bonsái de Marihuana

Los bonsáis de cannabis son plantas en miniatura que nunca sobrepasan cierto número de centímetros. Estas plantas proporcionan a quienes las cultiva una estupenda fuente de esquejes, sin ocupar demasiado espacio ni emplear muchos recursos. Y lo mejor de todo es que son muy fáciles de mantener.

Si tienes varias plantas y problemas de espacio, los bonsáis son la solución perfecta. Pero la utilidad de estos especímenes se hace realmente patente en las plantaciones grandes de cannabis, en las que varios “cannabonsáis madre” proporcionan una enorme variedad de genes para toda la operación de cultivo. Cultivar varias plantas madre pequeñas para sacar esquejes es una forma estupenda de conservar la diversidad sin tener que depender de las semillas.

¿Cómo se cultivan?

PASO 1:

Consiste en preparar la maceta para la planta. Puesto que vas a cultivar un bonsái, deberás elegir un tiesto del tamaño adecuado. Algunos cultivadores optan por perforar agujeros alrededor del perímetro de la maceta, para pasar un cordel o un hilo. Debes asegurarte de que los orificios sean lo suficientemente grandes para que quepa el cordel que vayas a usar. De lo contrario, podrías llevarte una sorpresa desagradable cuando llegue el momento del entrenamiento.

PASO 2:

Colocar a la planta madre en el tiesto. Cuando elijas un esqueje para producir una planta madre, asegúrate de que sea saludable y robusto. Se pueden sacar esquejes varias veces al año, por lo que es muy importante que la madre de estos clones produzca cogollos de calidad.

Una vez que la planta madre está en el tiesto, tendrás que colocar un tutor de madera para entrenar al tallo principal. Podrás usar este palo para orientar el tronco del bonsái en la dirección que prefieras. Evita dañar la raíz durante esta etapa. Introduce el tutor en la tierra junto al tallo. Luego, usa un cordel o un hilo para atar el tallo a la estaca y a los orificios del tiesto previamente perforados.

PASO 3:

El entrenamiento de las ramas de tu bonsái. Del mismo modo que has entrenado al tallo, deberás entrenar las ramas, atándolas con un hilo. Si quieres que queden en una posición horizontal, átalas con mayor tensión. Si prefieres que crezcan verticales, deja el cordel un poco más flojo. A la hora de atar la planta, deberás dejar espacio entre las ramas para que puedan crecer sin demasiadas restricciones.

PASO 4:

Ha llegado el momento de podar las ramas. A medida que la planta crece, deberás limitar el número de ramas con el fin de conservar la clásica forma y estatura de un bonsái, y para permitir el flujo de aire en el tallo principal de la planta. Es muy importante podar solamente las ramas secundarias, ya que si se cortan las principales podría afectar seriamente a la salud y crecimiento de la planta.

¡Listo! Ya puedes cuidar y cultivar tus mejores cepas en miniatura.

Te recomendamos las cepas Critical Kush y White Widow para tu ‘Cannabonsái de Mary Jane’.

 

 

 

 

 

 

 


Canción actual

Título

Artista