Consejos para proteger la marihuana de la lluvia

Escrito por el 1 octubre, 2022

Cultivar cannabis en exteriores no siempre es muy sencillo, pues hay múltiples  factores que no puedes controlar, como por ejemplo, las fuertes lluvias, sin embargo, no todo está perdido.

En esta ocasión te daremos unas sencillas recomendaciones para que puedas proteger tus plantas de la lluvia, la cual, en exceso puede dañar tu cosecha.

1) Coloca un enrejado

Para proteger mejor tus plantas debes estar prevenido. Los cogollos húmedos suelen ser mucho más pesados de lo normal, por tal motivo, tienes que proporcionarle un apoyo adicional colocando un enrejado (una estructura o malla con patrón de rejilla).

Colócalo con ayuda de postes. Que la rejilla o jaula  cubra a la planta (vertical y horizontalmente). Y asegúrate de que los primeros tallos de tus plantas estén correctamente reforzados con el enrejado, pero, con cuidado, recuerda que los puntos donde la rama se divide en 2 tallos, son puntos de estrés que pueden romperse con facilidad.

Identifica esos puntos, y asegura las grandes ramas usando estacas de bambú y lazos con cuerda. Posteriormente, ve trenzando y guiando las ramas de marihuana a través del enrejado, formando como una especie de pared o techo, para proteger tus cogollos, y no olvides dejar suficiente espacio para proveer de buen flujo de aire.

2) Drenaje correcto

Asegúrate de que el drenaje de tu cultivo funcione correctamente, ya que éste es un punto fundamental para proteger a tus plantas de la lluvia.

Si cultivas en maceta revisa que el agua no se acumule y permanezca alrededor de éstas, para ello, fíjate que tus macetas tengan los agujeros indicados que permitan o faciliten el paso del agua para evitar el exceso.

Por su parte, si tú plantación de cannabis estará en el suelo, comprueba antes de cultivar que el drenaje funciona correctamente luego de una tormenta, para evitar los inconvenientes. Verás algunos bloqueos de drenaje naturales no se ven a simple vista y eso podría significar un problema para tus plantas.

3) Protégela contra los fuertes vientos

Los vientos fuertes pueden representar una amenaza para tu cannabis, por tanto, antes de elegir el espacio de plantación debes considerar en qué dirección sopla el viento generalmente, y plantar en consecuencia. De esta manera, también evitarás que el polen de los cogollos se disipe con el viento.

Otra cosa que puedes hacer es cultivar cerca de árboles o arbustos densos, pero no  bloquees la luz. Se recomienda plantar en un lugar orientado al sur.

Además siempre ten presente que las zonas superiores de la planta son las que más necesitan cuidado.

4) Revisa tu cannabis

Después de una tormenta revisa minuciosamente tu cultivo, para verificar que no haya sufrido ningún tipo de daño y que no haya plantas con manchas marrones, flores y ramas muertas, de ser así, córtalas y deséchalas.

A no ser que sea muy necesario, es recomendable no cortar las plantas directamente luego de una tormenta. Un buen hábito es dejar que las plantas se sequen un poco por sí solas.

Tienes que ser muy precavido de que no haya presencia de moho, tanto antes de cortar tus plantas como después, ya que podría dañar toda la cosecha y ser perjudicial para ti, así que deshazte de los cogollos y plantas con moho.

De todas maneras, siempre revisa tus plantas pues, el exceso de agua es propicio para el moho. El secado debe hacerse correctamente.

5) Sacude

Ayuda a eliminar el peso del agua acumulada en la planta, sacudiendo los tallos suavemente. Asegúrate de que no haya cogollos podridos. Y también procura que la marihuana húmeda no permanezca mucho tiempo junta, aún cuando se encuentren plantadas en macetas.

6) Repara tus plantas

Si encuentras ramas rotas mientras estás en medio del proceso de proteger el cannabis de la lluvia, repararlas inmediatamente. Puedes usar cinta de carrocero o teflón.


Canción actual

Título

Artista